Sistema de salud está saturado porque la gente ya no se cuida ni con medidas sanitarias básicas

22

El Dr. Roque Silva, director de la Undécima Región Sanitaria de Central, sostuvo que el ritmo de contagios en el departamento es de 400 a 450 personas por día y que el servicio de terapia intensiva se encuentra saturado, al límite del colapso. Aseguró que la gente ya no se cuida y participa de reuniones sin tomar las medidas de seguridad sanitaria que se recomiendan y afirmó que así “ni con 3.000 camas” se podrá vencer al COVID.

Silva conversó este martes y explicó que en el sistema de salud pública ya no hay camas disponibles en terapia intensiva dentro del departamento Central, que tiene en total 188 sitios para poder recibir a estos pacientes en condiciones delicadas por coronavirus.

“En el departamento Central no tenemos camas disponibles en terapia intensiva. Estamos a tope en lo que es camas de terapia intensiva. Son camas ‘calientes’. Sale uno y entra otro”, dijo el médico, al tiempo de asegurar que el ritmo de contagio es de 400 a 450 personas por día en Central. “Estos números se sostienen hace al menos 2 meses. Se ve ese relajo de la ciudadanía”, añadió.

Silva reprochó que la gente ya no tome medidas de precaución alguna para evitar la expansión del coronavirus y que esto se fue dando paulatinamente desde noviembre y acrecentando en diciembre y enero.

El médico dijo que esto es lo único que se le pide a la ciudadanía: usar mascarillas, mantener el distanciamiento adecuado y lavarse las manos con frecuencia.

Sin embargo, Silva dijo además que muchas de las personas ya ni siquiera buscan hacerse el hisopado una vez que tienen los síntomas y que inclusive van a trabajar así. “Para nosotros hoy hacer un árbol de contagios (…) porque la gente ya no cuenta dónde se movió o, si te cuenta, te dice que estuvo en diferentes tipos de lugares sin las medidas de protección”, refirió.

El director reconoció que el fin de semana pasado “fue la primera vez” que la Policía cumplió el rol de controlar los sitios en donde hubo aglomeración, una de las responsabilidades que se le encomendó en los decretos previos, y señaló que, a su criterio, el sistema de salud sí se preparó para recibir a los pacientes con COVID.

Silva dijo que si esto no se hacía “toda esa gente” que ahora está en terapia “iba a estar muerta en las calles”. El médico insistió, sin embargo, en que la ciudadanía sea consciente de que no se podrá vencer a la enfermedad “por más de que se tengan 3.000 camas” si es que no se cuida apropiadamente y evita la expansión de la enfermedad.

“Lo único que se le pide a la gente es que disminuya su actividad por el aumento de casos (…) No vamos a vencer al COVID-19 ni con 3.000 camas. Se vence al COVID-19 con las medidas”, insistió el director, quien precisó que esta saturación en terapia intensiva se da desde hace unos 20 días. Sobre la posibilidad de colapso, que sucedería cuando ya no haya camas disponibles en el sector privado, concluyó indicando que el sistema se encuentra “al borde”.

Ayer, el Ministerio de Salud informó que hay 802 nuevos casos confirmados de COVID y otros 15 fallecidos atribuidos al virus. La suma total de contagios asciende a 116.535 y las vidas que se cobró la enfermedad ya son 2.420.

Con relación al monitoreo de pacientes hospitalizados, la cartera sanitaria reportó que 863 están internados y 181 en camas de terapia intensiva.