PCC “lucha por el mercado” de frontera

39

El director de Hechos Punibles de la Policía Nacional, Crio. Gilberto Fleitas, confirmó que existe una “lucha por el mercado” de drogas y armas en frontera entre el Primer Comando da Capital (PCC) y el clan del capo Fadh Jamil, de quien dos sobrinos fueron hallados muertos y enterrados en fosas en Pedro Juan Caballero. Por otra parte, Fleitas indicó que hay cuestiones llamativas en el megaasalto ocurrido en Caazapá.

Dos sobrinos políticos del capo Fahd Jamil Georges (79) fueron desenterrados ayer de una fosa de Pedro Juan Caballero en la que también hallaron los restos del guardaespaldas de ambos y de un chofer. Miembros del PCC (Primer Comando da Capital) serían los autores del hecho, en el marco de un operativo que pretende exterminar al clan Jamil para quedarse con el tráfico de armas y drogas en la frontera.

La Policía Nacional informó que detuvieron a dos hombres y una mujer, los tres de nacionalidad brasileña. La amenaza de ataque entre criminales en la zona se había reportado semanas atrás.

El Crio. Gilberto Fleitas, director de Hechos Punibles de la Policía Nacional, afirmó que el fondo de la cuestión es la “lucha por el mercado” de drogas y armas. Asimismo, indicó que la presunción –según datos de inteligencia- es que el PCC en su intento de monopolizar el tráfico en la zona pretende eliminar a los integrantes del clan del prófugo Fahd Jamil.

“Así como ha acontecido con la caída de Jarvis Pavao, suponemos que así está la situación en el vecino país. Jamil en estos momentos está prófugo, entonces creo que está un poco débil y va a ser sacado del mercado por la otra organización criminal”, expresó.

El capo mafioso Fadh Jamil está prófugo y los organismos de seguridad de Paraguay y la Policía Federal del vecino país presumen que podría hallarse en territorio brasileño. “No hay reportes de que pueda estar en nuestro país”, indicó Fleitas.

Las identidades de los cuerpos hallados en una fosa de Pedro Juan Caballero ya fueron confirmadas por la Policía. El director de Hechos Punibles de la PN no quiso precisar si entre ellos se encuentra un niño.

Megaasalto en Caazapá

Asaltantes se alzaron con G. 1.300 millones de la Empresa Distribuidora Cardozo de Caazapá. Lo llamativo del caso es que los autores del megaasalto habían pedido “cobertura policial”. El subjefe y el jefe de la Comisaría Primera de Caazapá fueron informados por los propios delincuentes dos meses antes y a cinco días del hecho, pero no lo comunicaron al Ministerio Público.

De acuerdo a documentación de la Fiscalía, se verificó el cruce de llamadas del cabecilla del asalto, Derlis Benítez Villagra, y sus cómplices en que se encontró el número de teléfono de Crispín Brizuela, subjefe de la Comisaría Primera de Caazapá, y de personas ligadas a la Gobernación de dicho departamento.

El subjefe de la Comisaría Primera de Caazapá, Crispín Brizuela, al enterarse de forma clandestina de que su nombre figuraba entre los involucrados en el caso acudió ante el Ministerio Público a declarar. Por su parte, el fiscal Marcelo Ramírez, quien inicialmente estuvo encargado del hecho, llamativamente le tomó a Brizuela declaración testifical y no indagatoria.

El Crio. Gilberto Fleitas, director de Hechos Punibles de la Policía Nacional, junto a agentes de Crimen Organizado investigaron el caso desde Asunción. Fleitas señaló que presentaron el dictamen policial sobre los involucrados en el caso y remitieron el informe al Ministerio Público, además de destacar que estas informaciones son de carácter confidencial.

“Se presentó el dictamen policial con la identidad de las personas vinculadas y a partir de ahí el Ministerio Público tenía la facultad de gerenciar la participación y el carácter de cada uno de ellos en el proceso”, indicó el Crio. Fleitas.

Brizuela, tras haberse enterado sobre las advertencias, aseguró que informó al respecto a su superior. “En ningún momento tuvimos noticias de que Brizuela haya comunicado a algún superior. Tiene que demostrar. Ahora está a cargo del Ministerio Público y entra en el proceso como testigo. Eso nos limita y no podemos seguir con la persecución penal en relación a él. De igual forma, seguimos trabajando”, refirió.

Otra de las cuestiones llamativas es la cantidad de dinero que fue denunciada como robada. Entre las sospechas existe que no había tal monto o que fue despojada. “Esa persona siempre que va a hacer ese movimiento pide acompañamiento. Es otra arista que se está investigando”, afirmó el director de Hechos Punibles de la Policía Nacional.