Paraguay ataca una red internacional que compartía pornografía infantil

37

En el marco del “Operativo Cerebro” se identificaron números telefónicos paraguayos, que formaban parte de un grupo internacional de WhatsApp en el que se compartía contenido relacionado a pornografía infantil. También están involucradas personas de Chile y Argentina, pero Paraguay fue el primer país en desbaratar parte de la red. Ahora, Fiscalía hará las pericias de los celulares.

El “Operativo Cerebro” se lleva a cabo mediante trabajo coordinado entre el Ministerio Público, el departamento Especializado en Lucha contra el Cibercrimen y hechos punibles informáticos de la Dirección contra hechos punibles Económicos y Financieros de la Policía, en conjunto con la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de los Estados Unidos.

La agencia norteamericana, a través de los softwares especializados detectó el intercambio de contenido relacionado a pornografía infantil en un grupo internacional de WhatsApp y dio aviso al Ministerio Público y el departamento contra el Cibercrimen.

En dicho grupo de la aplicación de mensajería participan personas, según los reportes, de Chile, Argentina y Paraguay. Aparentemente, los participantes primero intercambiaban videos musicales, pero después iban cambiando la temática hasta la producción y reproducción de materiales de pornografía infantil, informó el comisario principal Rolando Benítez, jefe de Lucha contra el Cibercrimen.

Con esto fueron identificados y rastreados cinco números paraguayos, poniéndose en marcha la operación.

Cinco allanamientos se llevaron a cabo la semana pasada, dos en Capiatá, uno en Lambaré, otro en Asunción y el último en San Juan Nepomuceno (Caazapá), que arrojaron como resultado tres personas adultas y un menor de edad ligados al proceso de investigación.

En todas las intervenciones se incautaron celulares, dispositivos de almacenamientos, como memory cards, pendrives, cedés, que serán sometidos a peritaje por el Laboratorio Forense de la fiscalía.

Indagatorias

En el transcurso de esta semana la fiscala de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos, Irma Llano, indagará a cada una de las personas que se vieron involucradas en esta causa.

“Necesitamos analizar cada caso y va a ser muy importante que presten declaración. Son personas que conforman ese grupo, que no se conocen entre ellos y están ahí. Entonces hay que tomar cada número como un tema en concreto”, indicó Llano.

Hasta el momento no hay imputaciones, pues se le debe tomar indagatoria a cada persona y, las pericias a los celulares, serán cruciales.

Perfiles

En otro momento, Llano informó que de entre los adultos hay uno solo que tiene el perfil de pedófilo.

En cuanto al menor de edad, se verá su caso, pues en principio estaba utilizando un número que está registrado a nombre de un adulto. Pero, según consideró la fiscala, al participar este del citado grupo, también podría resultar ser una víctima finalmente.

Esto teniendo en cuenta los modos y la facilidad de medios para la captación de menores de edad, como son los links a sitios web, bajo engaños y las salas de juegos online, donde participan desconocidos.

Paraguay primero

En este caso, donde se identificaron participantes de Chile, Argentina y Paraguay, fue nuestro país el que primero “golpeó” a parte de la red.

En esta semana, lo mismo harán los demás países en donde fueron detectados los participantes.

Penalizado en el país

En Paraguay está penalizada desde la difusión, la producción, reproducción y la posesión de pornografía relativa a niños y cada una de las personas ligadas a la causa, de ser responsables, se expone a penas de multa o hasta cinco años de pena privativa de libertad, según lo establecido en el Código Penal Paraguayo, en su artículo 140º, modificado por la Ley Nº 4439/11 de “Delitos informáticos y pornografía infantil”.

Reporte

El comisario Benítez instó a reportar, en caso de que en algún grupo de mensajería se comparta este tipo de contenidos, al departamento contra el Cibercrimen o a la Unidad Especializada en Delitos informáticos del Ministerio Público, a modo de evitar verse involucrado “gratuitamente” en dicha actividad ilegal.