Mayores costos y menor precio en la avicultura

31

En forma similar a lo registrado con la producción de la carne porcina, la de pollo registró durante el 2020 precios de venta más bajos de lo habitual, mientras que los costos de producción fueron más elevados, según señala la información difundida por la Unión de Gremios de la Producción (UGP). Agrega que se debe al aumento de precio de las materias primas para la nutrición, tales como los granos de maíz y soja para la alimentación de los pollos.

“Las ventas del 2020 fueron muchísimo menores que en el 2019, la demanda local bajó mucho, los precios de los insumos para balanceados, los granos, no nos acompañaron y las exportaciones también estuvieron resentidas. El año que pasó no fue tan bueno para el sector avícola”, según opinó Pilar Zubizarreta, de la empresa Pollpar SA.

Agregó que normalmente en los colegios, restaurantes y otros lugares había mucha demanda de pechuga, pero por la pandemia, el consumo de este producto disminuyó, dijo.

No obstante, lo que más golpeó al rubro fue el aumento de precio de las materias prima.

“El precio del maíz, que estaba en US$ 110 por tonelada pasó a más de US$ 200 por toneladas”, informó Zubizarreta.

Asimismo, señaló que por causa de la pandemia del covid-19, las exportaciones también se vieron resentidas como en todos los rubros.

“Recién ahora estamos pudiendo normalizar cada vez más el envío de carne aviar al exterior”, dijo.

Igualmente, mencionó que a pesar del panorama que se tuvo el año pasado, no hubo una merma en la producción de carne de pollo. Sin embargo, dijo que piensan mantener el nivel de producción en este año. “No estamos en planes de hacer crecer la producción mientras los precios de granos no bajen, o al menos podamos aumentar un poco más nuestros precios de venta”, sostuvo la empresaria.

Según los datos del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), durante el 2020 la exportación de carne de pollo fue de 2,91 millones de kilogramos por US$ 3,054 millones, que representan un crecimiento del 11% en volumen pero una disminución del 20% en valor. Los envíos incluyendo menudencias y despojos fueron de 6,415 millones de kilogramos por US$ 4,419 millones.