Imputan a policía tras supuesta agresión a familia de comisario retirado

120

La Fiscalía imputó ayer lunes a una suboficial de la Policía Nacional por los supuestos hechos de coacción, coacción grave, perturbación a la paz pública y transgresión de la ley de armas, tras incidentes con la familia de un comisario retirado, quien habría sido su pareja sentimental.Se trata de la suboficial identificada como María de Jesús Ramírez, quien se desempeña como suboficial de la Dirección de Policía de Caazapá. La agente guarda reclusión en la Comisaría 1ª de Coronel Oviedo.

La uniformada fue llevada este lunes al Ministerio Público, en donde se abstuvo de prestar declaración indagatoria. La fiscala Gladys Torales de Ovelar solicitó su prisión preventiva, informó el periodista de Última Hora Robert Figueredo.

El hecho se registró alrededor del mediodía de este domingo, en la ciudad de Coronel Oviedo, Departamento de Caaguazú, cuando presuntamente la agente policial fue hasta la vivienda del comisario retirado Jorge Fernández Ramírez.

De acuerdo con la versión del abogado de la familia atacada, Martín Olmedo, la suboficial, arma de fuego en mano, habría amenazado de muerte a los dos menores que se encontraban en la casa, hasta que la madre llegó para encontrarse con la escena. La mujer supuestamente fue brutalmente golpeada y también recibió amenazas.

Posteriormente, en medio de las amenazas y los golpes, la suboficial desistió de su intención abandonando raudamente el lugar en un automóvil que rozó a otro vehículo estacionado frente a la vivienda en cuestión.

Olmedo explicó que la uniformada mantuvo por algunos años una relación sentimental con el comisario Fernández. Supuestamente, el comportamiento de la mujer sería a raíz de la ruptura de la relación hace un par de meses.

Versión de la uniformada

Por su parte, la suboficial María de Jesús Ramírez, en conversación con un medio local, desmintió totalmente que haya amenazado de muerte con un arma de fuego a los menores de edad.

Comentó que pidió a su abogado que solicite las imágenes de circuito cerrado de la vivienda de la familia para demostrar que las afirmaciones en su contra son falsas.

De su poder no se incautó ningún arma de fuego, dijo su abogado Enrique Villagra.