Estiman que cifras reales del COVID son hasta 10 veces más en Alto Paraná y cuatro en Central

63

El director de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, considera que en base a la capacidad actual de testeo y de la cultura de hacerse la prueba del test, los números reales del COVID-19 podrían ser mucho mayores en las distintas localidades. “Yo creo que en Ciudad del Este, Alto Paraná, puede ser siete o 10 veces más grande, en Central tres o cuatro veces más grande y en Asunción, el doble”, detalló. Asimismo, manifestó su preocupación por el departamento de Itapúa, donde se registra un aumento de casos.

Este martes conversó con ABC el doctor Guillermo Sequera sobre el escenario de la pandemia del nuevo coronavirus en el país. En ese contexto, reconoció que las cifras reales de contagio en los diferentes departamentos pueden ser mucho mayores a las oficiales que diariamente da a conocer el Ministerio de Salud.

Comentó que la cantidad superior de personas que han contraído el virus depende mucho del territorio. “Yo creo que en Ciudad del Este, Alto Paraná, puede ser siete o 10 veces más grande, en Central tres o cuatro veces más grande y en Asunción, el doble, ponele. A nivel nacional, no sé, pero por la capacidad y la cultura del testeo que tenemos, todo eso condiciona a la punta del iceberg que podemos ver”, expresó.

No obstante, apuntó que el número más certero es el de las víctimas fatales. “Lo que no se puede esconder y que te da un poco la dimensión es el número de fallecidos”, subrayó.

En cuanto a la posibilidad de que los contagios puedan controlarse, consideró que se pueden frenar, pero no pararlos, sino que se disminuya o por lo menos se estabilice el aumento de casos, para que no sea exponencial. “Hace más de un mes, dos semanas duplicamos (…) Antes llegábamos a duplicar cada 40 y 60 días, ahora cada dos semanas y está relativamente estable. ¿Cuándo los países se descontrolaron? Cuando empezaron a duplicar cada tres días, cada cinco días, cada siete días”, comentó.

“Los casos van a ir aumentando y si podemos dejar en una duplicación de cada dos semanas, dentro de todo se puede aguantar eso. ¿Cómo se puede frenar eso? Con las medidas de distanciamiento físico, uso de tapabocas, lavado de manos (…) Son maneras de que el virus circule, pero no de manera explosiva”, apuntó.

También comentó que está preocupado por el departamento de Itapúa, aunque, si bien dijo que todavía no pasa nada que llame la atención, hay un aumento de casos. “Creo que no estamos teniendo toda la película de lo que pasa ahí. Voy a ir mañana”, acotó.

En relación a qué pasaría con la extensión de las fases o el retroceso, indicó que todavía no hay decisiones tomadas. “Las reuniones se hacen los jueves y el viernes se escriben esas ideas (…) El sábado o el domingo se publican”, refirió.

Cuadro inflamatorio multisistémico en niños

El doctor Guillermo Sequera explicó que en el Ministerio integró un equipo sobre el síndrome inflamatorio multisistémico en pediatría, que se puede dar a causa del nuevo coronavirus. Comentó que la autoinmunidad que genera el cuerpo contra el COVID-19, que –para muchos pediatras– es muy parecida a la enfermedad de Kawasaki (inflamación de las paredes de los vasos sanguíneos) o también otros virus. “Desencadenan una reacción hiperinmune, que desecha el virus, muere el virus, pero al final te hace daño a vos mismo”, subrayó.

Agregó que desde abril se registraron casos pediátricos de ese tipo, pero ahora se registraron fallecidos. “Como medicina decimos la ley de la serie: tenemos dos confirmados, el de 11 años y el chiquito de cuatro meses y hay otro que está en estudio todavía (…) Fatales de este tipo hasta ahora tenemos dos, pero tuvimos varios casos y en algunos el médico sospechó esto, pero luego el mismo médico rearma toda la historia, por eso hay un equipo de revisión de la historia, la autopsia verbal, que es reconstruir con los familiares empezó, y ver por qué síndrome se define bien (se dio el fallecimiento)”, explicó.

“Lastimosamente esta forma, síndrome inflamatorio multisistémico, te voy a leer, afecta a pediátricos, hasta los 15 años, hasta los 19 años… De cero a 19 años, ¿qué tenés que tener? COVID positivo, el test previo, porque uno desarrolla, generalmente después de una semana a tres semanas incluso después de haberse curado del virus. El niño puede tener conjuntivitis, erupciones cutáneas o hipotensión o shock, o problemas gastrointestinales agudos (…) Son muy comunes. ¿Qué pasa? Que un pediatra no muy afinado te puede meter dentro de este síndrome un montón de otras enfermedades”, agregó.

Por eso aseveró que el equipo de expertos revisa todos los elementos y ahí se cierra el caso como si es o no es, o termina siendo transposición. “Hay un caso de 10 meses también que falleció con esta definición de cierre pero no es. Después, el equipo cerró que no es con el médico tratante, la paciente tenía síndrome de Down, tenía también cardiopatía, un montón de otras enfermedades también, esto parecía un síndrome inflamatorio multisistémico pero no era, entonces no entró dentro del conteo esto; sí el de 11 años, sí el de cuatro meses”, puntualizó.

A la fecha, desde el inicio de la pandemia en el país, son 18.338 los pacientes confirmados oficialmente por el Ministerio de Salud, de los cuales 348 fallecieron y otros 9.721 han logrado recuperarse. En total ya suman 176 días en cuarentena sanitaria a causa del COVID-19 y la mayor parte del país se encuentra en la fase 4, de momento hasta este 6 de setiembre.

Entretanto, Asunción, Central y Alto Paraná, siguen en la fase 3 pero con medidas especiales, mientras que los distritos de Boquerón y el distrito de Carmelo Peralta, si bien son de otros departamentos, retrocedieron también a la fase 3 por el aumento de casos.

Récord de contagios