Engineering: “Nuestro éxito empresarial no depende de influencias, sino de nuestra fe en Dios”

111

En un comunicado, la empresa Engineering, de Juan Andrés Campos Cervera, defendió los millonarios contratos que tiene con el Estado y señaló que el éxito empresarial no depende de amistades o influencias, sino de la fe en Dios. La empresa de nuevo está en el ojo público por presupuestar la línea de molienda que quiere construir Petropar en la plata de Mauricio José Troche (Guairá) y que se usó como precio de referencia de la licitación en curso.

“Nuestro éxito empresarial no depende de amistades o influencias, sino de nuestra fe en Dios, del trabajo y el esfuerzo físico e intelectual de todos nuestros colaboradores, y de invertir en nuestro querido Paraguay como lo hemos venido haciendo desde nuestros inicios”, resalta el comunicado firmado por Eduardo Campos Cervera Walder, presidente de la compañía.

Señala además que “es preciso señalar que como contratistas del sector público, durante el presente gobierno ni siquiera ocupamos el ranking de los 50 mayores proveedores del estado, ni en volumen, ni en montos adjudicados, desvirtuando con ello el intento de influenciar a la opinión pública con un discurso repetitivo y cansino con el mote de superproveedora”.

Agrega que Engineering es una empresa familiar de ingeniería multisectorial creada en el año 1979, ejecutando obras en el sector privado desde sus inicios y en el sector público desde el año 1983 trabajando “con todos los gobiernos de turno”. Sin embargo, la empresa recién cumplirá 14 años de creación este diciembre, según los datos.

“Como industriales y constructores formamos parte de varios gremios empresariales, y en especial del Centro de Industriales Metalúrgicos (CIME) desde el año 1980, destacándonos por la apuesta al desarrollo de la soberanía tecnológica nacional e inversión en el país fomentando la innovación en todas nuestras áreas de actuación”, indicó.

Resaltó que participa en convocatorias privadas y públicas “siendo la mejor opción” en cada “ocasión en la que fuimos contratados”, tanto en precio como en calidad, según los requerimientos de las instituciones y de las empresas en cuestión.

Manifestó que así como han sido adjudicados en licitaciones en el sector público, también han perdido en las distintas competencias, “teniendo una relación de adjudicación de 4 a 1″, por lo que fueron adjudicados en tan solo una de cada cuatro licitaciones en las que participaron.

Con este Gobierno se convirtió en la “mimada” y tiene vínculos en las altas esferas

La empresa Engineering está siendo sumariada actualmente por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) por irregularidades en la ejecución de la pasarela “ñandutí”, donde la Contraloría ya confirmó direccionamiento y sobrefacturación.

Fuentes del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) confirmaron en su momento que Jorge López Moreira, hermano de primera dama Silvana López Moreira y cuñado del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, participaba de reuniones que tuvieron lugar en la propia sede del ministerio, donde se abordaron temas referentes al criticado paso “ñandutí”, que estuvo a cargo de Engineering.

Jorge López Moreira sería el lobbista de Engineering, que durante este periodo gubernamental aumentó de forma sideral sus contratos con el Estado (más de 60 contratos por más G. 300.000 millones). La empresa provee desde maquinarias, carros bomba, mobiliario escolar, construcciones y hasta se convirtió en proveedora de kits de protección en el marco del covid-19.

“Yo no lo voy a negar, Juan Andrés es amigo desde hace un tiempo, por cuestiones sociales y de otra índole”, había expresado López Moreira a ABC. Justamente, la firma de su amigo fue beneficiada por la cartera de Obras al otorgarle licitaciones para la instalación de alumbrados, mantenimiento de túneles y viaductos y lo más resaltante, sin tener experiencia, se encargará de la restauración el Palacio de Gobierno, uno de los edificios más emblemáticos del país.

Pero el contrato que tiene con esta cartera que más polémica causó es la construcción de la pasarela “ñandutí”, que no pudo haber costado más de US$ 500.000, según técnicos, pero el MOPC le pagará G. 14.521 millones (US$ 2,1 millones al cambio actual), luego de dos adendas que inflaron el precio de la obra en un 13,5%.Ahora saltó el caso de Petróleos Paraguayos (Petropar), empresa pública que solicitó un presupuesto a la “superproveedora” Engineering, para el montaje y puesta en marcha de una nueva línea de molienda de caña de azúcar en la planta industrial Mauricio José Troche (Guairá). El precio de referencia de la licitación en curso, de US$ 25 millones, se fijó en base al costo que elaboró la empresa, por lo que saltan indicios de direccionamiento.