Carreras son habituales en zona del accidente donde un niño perdió la vida

138

Carreras de motos, autos y hasta camiones y colectivos se registran los fines de semana en la zona de Piquete Cué, Limpio, según relató el tío del niño de 6 años que murió luego de que un conductor volcara sobre un puesto de asaditos donde estaba con su familia. Recordó los minutos de terror que vivieron cuando ocurrió el choque e intentaron salvar a su sobrino, además de detallar las pérdidas económicas que dejó el accidente.

Hugo Gabriel Gutiérrez Rojas, tío del niño de 6 años que falleció el sábado luego de un choque protagonizado por conductores que estaban disputando una carrera, contó esta mañana cómo ocurrió el hecho que enlutó a su familia. Relató que varios miembros de su familia y muchos clientes estaban en el puesto de asaditos que tienen frente a un taller.

El pequeño, al igual que todos los presentes, intentó correr de la camioneta cuando vio que perdió el control, pero el rodado volcó sobre él, ocasionando que perdiera la vida al instante. “Cuando pasó todo, yo empecé a buscarle y vi sus pies debajo del auto. Entre todos los que estaban acá en la cancha logramos levantar la camioneta y ahí le alcé y directo le llevé al hospital con un vecino”, comentó entre lágrimas.

Dijo que, si bien su hermana y su cuñado también resultaron heridos, él vio “peor” a su pequeño sobrino, por lo que no dudó ni un segundo en correr para auxiliarlo primero. Sin embargo, en el hospital ya se constató su fallecimiento.

Todos los fines de semana

Gutiérrez Rojas comentó que cada fin de semana se registran numerosas carreras clandestinas sobre la avenida Padre Montiel. Aseguró que no solo son competencias entre automovilistas, sino también de irresponsables a bordo de vehículos de todo tipo, como motocicletas y hasta colectivos.

Aseguró que la Policía Nacional casi nunca está presente en esa avenida, pese a que siempre se realizan las denuncias correspondientes. “Nadie controla”, lamentó

El accidente ocurrió el sábado por la noche. Ayer, la fiscala María Elena Fiore imputó por homicidio culposo a Rubén Franco Ramírez (29) y a Carlos Gustavo Romero (45), quienes protagonizaron la carrera clandestina que derivó en la muerte del pequeño de 6 años. Ambos dieron positivo al alcotest.

En el sitio del hecho además funcionaba un taller de motos y muchos biciclos que estaban para ser reparados quedaron destruidos, además de varios otros que se encontraban estacionados.