Asesinato en Minga Porã: un detenido y evidencia incautada

121

Un sospechoso fue detenido y varias piezas evidencias fueron incautadas durante una serie de allanamientos realizados este miércoles en el marco de la investigación del asesinato de Rodrigo Fabián Oribe Britos (22 años), ocurrido la semana pasada en Minga Porã.

El sospechoso arrestado fue identificado como Marcelino Soares Almada, supuesto microtraficante de drogas de la zona norte de Alto Paraná. Soares Almada es investigado como uno de los supuestos autores del asesinato de Rodrigo Fabián Oribe Britos, ocurrido en Minga Porã.

Soares fue detenido durante el allanamiento de su domicilio en la ciudad de San Alberto, donde los intervinientes también incautaron dos revólveres: uno de la marca Rossi calibre 38, con cinco balas sin percutir, y otro Rossi de calibre .357, con seis proyectiles.

Además, fueron decomisadas dos vainillas percutidas de calibre. 357,, una balanza de precisión, 1.785.000 guaraníes en efectivo y 24 reales. También se requisaron ocho teléfonos celulares y joyas que se presumen fueron robadas y usadas para pagar por drogas.

Otro sospechoso del crimen

La comitiva encabezada por el fiscal Alfredo Acosta Heyn igualmente allanó un inquilinato en San Alberto, en busca de otro sospechoso, Douglas Willians Moraes de Almeida, a quien no lograron localizar.

Policías del Departamento de Investigación de Delitos también intervinieron dos burdeles, uno de Minga Porã y otro en San Alberto, pero no encontraron evidencia relacionada al crimen.

Según los datos, el miércoles 5 de enero, el cuerpo sin vida de Oribe Britos fue encontrado con las manos y pies atados y con impacto de bala en la cabeza. El hallazgo se produjo en una cuneta, al costado del cementerio de Minga Porã.

Trasfondo sería microtráfico

El comisario Marcelino Espinoza, jefe regional de Investigación de Delitos de la Policía, dijo que de acuerdo a testimonios recogidos la víctima consumía drogas hacía entregas a domicilio de estupefacientes a cambio de pequeñas dosis.

La hipótesis principal sobre el trasfondo del crimen es un desentendimiento por la distribución de drogas. El joven asesinado supuestamente consumía la droga que debía entregar.

El comisario Espinoza anunció que las armas de fuego incautadas serán peritadas para determinar si fueron o no empleadas en el asesinato.