Ya se sabía de la existencia del predio allanado en Salto del Guairá

116

El ministro de la Senad, Arnaldo Giuzzio, contó que desde el año pasado ya se sabía de la existencia del establecimiento en Salto del Guairá y que se venía investigando el lugar, pero se esperó para intervenir. El caso está rodeado de muchas contradicciones entre lo que dice el Poder Ejecutivo y el Ministerio Público.

El ministro de la Senad comentó que, desde la denuncia formulada el año pasado, el hecho se comunicó a la Fiscalía y desde la Senad empezaron a enviar misiones para la verificación del lugar.

“Efectivamente existían esos puertos clandestinos. En aquella oportunidad, el movimiento existía pero no le encontrábamos con una entidad suficiente aún. Había mayor cantidad de movimiento usual. Se aguardó el momento, se vio una importante cantidad de vehículos, camiones y lanchas apostadas en el puerto como para utilizar el lago”, detalló Giuzzio.

Durante el operativo en Salto del Guairá, agentes de la Senad tuvieron a su cargo la planificación y estrategia de la operación, ante la información inicial de que ese puerto se podría estar utilizando como tránsito de droga (marihuana, cocaína) y armas.

Podría haber precursores de estupefacientes

Según Giuzzio, el reporte hasta el momento indica que no se encontraron drogas ni armas, aunque sí “algún que otro producto químico, estamos viendo si no es precursor de productos controlados por nuestra ley para la fabricación de estupefacientes”, indicó el ministro de la Senad . Por el momento, esto es información preliminar que se está corroborando.

Según el ministro, los puertos clandestinos incluso podrían poner en riesgo la seguridad estructural de la represa, cuando se le señaló que a mil metros del lugar está un puesto militar de la Armada muy conocido, comentó que “aparentemente se sabía” de la existencia de este establecimiento.

“Por más de que se diga que no se sabía, por la foto se ve que las estructuras son de larga data, no son nuevas”, detalló.

No se sabe del dueño

Indicó que aún no tiene registros de quién sería el dueño de la propiedad.

“Hay una franja que sí tenemos confirmada que es de Itaipú, por eso una orden de allanamiento judicial es innecesaria, porque la misma Itaipú es la que generó la denuncia; o sea, el dueño de la propiedad denuncia que en su predio están ocurriendo hechos punibles y se interviene por allí”, dijo antes de añadir: “La construcción adyacente (…) tengo mis dudas de que siga siendo de Itaipú”. Reconoció que parte de ese establecimiento podría estar en un inmueble «que no pertenece a Itaipú”.

“Ante la duda, me parece prudente lo que hizo el doctor Emilio Fúster (ministro de la Unidad Interinstitucional para la Prevención, Combate y Represión del Contrabando) de solicitar a la Fiscalía una orden de allanamiento para el ingreso en esos lugares”, manifestó.

Ante los indicadores de una falta de predisposición desde la Fiscalía, Giuzzio opinó que usualmente en el Ministerio Público son muy formales, aunque admitió que esta vez “hubo mucha demora en la tramitación de la orden”.

Se tenían imágenes

Contó que en su momento la Senad llegó a colectar imágenes del establecimiento allanado, donde se veía a mucha gente moviéndose, pero que finalmente no fue atrapada en el sitio.

“Se tenían imágenes, pero ante la duda de ingresar o no, si (la propiedad) era de Itaipú o privada, no teníamos de otra que dejar pasar a las personas. Se movían dentro de lugares boscosos”, recordó.

Añadió que en su momento “se cerraron las salidas, una a través del lago de Itaipú, y también por tierra los ingresos a esa propiedad que se ve en las fotos. El predio estaba rodeado, pero pudieron haber salido por lugares boscosos. Materialmente era imposible mantener un tejido de control”, dijo Giuzzio.

Finalmente, el titular de la Senad dejó en claro que ya se tiene la certeza de que no es un puerto habilitado por la Itaipú. Por ende, todas las mercaderías o productos que puedan salir o ingresar por ese lugar “tienen que ser necesariamente considerados de contrabando”, concluyó.

Llamativas contradicciones

Mientras el ministro ejecutivo de la Unidad de Lucha contra el Contrabando, Emilio Fúster, refiere que hubo tres choferes detenidos durante la incautación de cigarrillos en Salto del Guairá y que luego fueron liberados, el fiscal del Ministerio Público a cargo del caso dice que no hubo ningún detenido y que no existían choferes. Llama profundamente la atención dichas contradicciones entre los intervinientes.

Según Fúster, la Fiscalía liberó a tres personas (choferes) que fueron aprehendidas ayer en el lugar. “Ayer, tres personas fueron aprehendidas, pero finalmente el Ministerio Público dispuso levantar la detención de estas personas considerando el nivel de participación”, había expresado Fúster.

Pero, increíblemente, en contacto con ABC Cardinal, el agente del Ministerio Público a cargo de la investigación del caso, Israel Villalba, manifestó que no se liberó a ningún detenido; es más, que no existieron tales choferes detenidos, pues los camiones no tenían conductores y estaban varados en el lugar.

Israel Villalba comentó que la única persona encontrada en el lugar fue un cuidador, encargado del depósito, que vive en el lugar y que al momento de ser hallado por las autoridades no contaba con un teléfono celular.