Rotundo rechazo a la creación de un nuevo distrito “mau” en Canindeyú

37

Un categórico rechazo a la creación del distrito de Marangatú fue expresado por pobladores y autoridades del departamento de Canindeyú, ante la inminente aprobación de la ley en el Congreso. La colonia que pretenden convertir en municipio ni siquiera llega a 1.000 electores, y apetece un territorio de 45.000 hectáreas.

El proyecto de ley impulsado y defendido por la diputada Cristina Villalba (colorada cartista) es rechazado por autoridades y pobladores de Nueva Esperanza, el distrito madre que quedaría disminuido a solo el 36% de su territorio original. El rechazo es acompañado además por once intendentes de Canindeyú y el gobernador César Ramírez (colorado abdista), quienes consideran la intención totalmente inviable desde el punto de vista técnico hasta el aspecto demográfico. Solo propiciará retraso y subdesarrollo, afirman.

En notas enviadas al presidente del Senado, Óscar Salomón (colorado abdista), las autoridades del XIV departamento hacen notar a los parlamentarios que la creación del pretendido distrito no cumple ni en lo más mínimo los requisitos legales que exige la Ley N° 3966/2010 Orgánica Municipal.

“Son omitidos criterios y requisitos esenciales para siquiera dar inicio a los estudios de proyectos de distritación en nuestro departamento”, resalta una de las notas dirigidas a Óscar Salomón.

Según los pobladores, la creación del nuevo distrito sería un capricho de la diputada Cristina Villalba, quien logró la formación de varios distritos considerados “mau” en el departamento de Canindeyú, por impulsarlos sin cumplir con los requerimientos básicos que exige la ley.

Los lugareños en la nota remitida a los parlamentarios señalan que la comunidad no tiene suficiente infraestructura para convertirse en municipio. En cambio, sí para ellos son importantes la construcción de un puerto sobre el río Paraná y la ruta asfaltada que les conecte con la supercarretera.

“Se busca solo dividir para manejar políticamente la zona, alimentar la clientela política a expensas del Estado y perjudicar a un municipio que viene trabajando bien”, señaló el intendente de Nueva Esperanza, Francisco Viancheto (colorado abdista).

Requisitos legales

La Ley Orgánica Municipal establece que para la creación de un nuevo distrito se debe tener una población mínima de 10.000 habitantes. Sin embargo, en las últimas elecciones generales del año 2018 la Colonia Marangatú registró apenas 717 electores, lo que demuestra claramente que no tiene las más mínimas condiciones de cumplir con dicho requisito.

La citada legislación también requiere que el futuro municipio tenga una capacidad económica y financiera suficiente para sufragar los gastos de su gobierno, administración y prestación de servicios públicos esenciales de carácter municipal.

Sin embargo, la Colonia Marangatú es considerada una comunidad en fase inicial de desarrollo, dependiendo en gran medida de inversiones públicas por la escasa inversión privada, siendo la principal actividad económica de la zona la producción de granos y rubros de autoconsumo.

Su actividad comercial se limita a una decena de pequeños almacenes y quioscos. Mientras que su industria a algunos silos de granos, totalmente insuficientes para brindar ingresos eficaces para sustentar una Municipalidad.