Peligroso conflicto sobre campo comunal en Araújo Cue

37

CURUGUATY. Un grupo de campesinos y colonos brasileños mantienen un conflicto desde hace varios meses por un inmueble de 188 hectáreas que fue dejado para campo comunal en Araújo Cue, distrito de Curuguaty, Canindeyú. La situación se agrava cada día, pudiendo desembocar en un derramamiento de sangre en cualquier momento.

El campo comunal tiene como objetivo la instalación de instituciones públicas y espacios de recreación para la comunidad y se encuentra específicamente en el barrio Pastoral Social, Segunda Línea. Pero una desavenencia entre los vecinos originó la organización de un sector sin tierra que ocupó una parte de dichas tierras de aproximadamente 80 hectáreas.

Otro sector de la propiedad está siendo ocupado por un colono brasileño a quien los lugareños identificaron como Geraldo Asunción. Se trata de un área restante del campo comunal. Ambos sectores viven en tensión permanente, poniendo en discusión los documentos que poseen sobre las tierras.

El último episodio se registró el sábado último, cuando el colono brasileño Geraldo Asunción, con arma de grueso calibre en mano y otras cinco personas armadas, se constituyó en el límite de la zona de conflicto amenazando a los ocupantes para que no ingresaran al inmueble, que -según aseguró- es de su propiedad.

“‘Entran acá y comen plomo’, nos dijo”, aseguró Jorge Giménez, presidente de la comisión sin tierra, al momento de referir que los colonos portaban armas de uso prohibidas para personas particulares.

En un video viralizado en las redes sociales se puede observar el momento de tensión que se vivió en el lugar entre los llamados sintieras y los brasileños con armas, advirtiendo que nadie ingresara a la propiedad que se atribuyen como dueños.

El abogado Jorge Dos Santos, quien sigue de cerca el conflicto, exhibió varios documentos sobre el campo comunal y señaló que puede existir una superposición de títulos, sospechando de algún funcionario corrupto del Indert como responsable de expedir un título de una parte de la propiedad a los brasileños.

Los uniformados policiales de Curuguaty y Bella Vista fueron convocados para calmar la situación, pero el conflicto tiende a agravarse si no se soluciona el problema de fondo. Otro sector de la población de Araújo Cue no está de acuerdo con la ocupación del campo comunal y exigirá el desalojo de todos los ocupantes.