Detectan otra fuga en Tacumbú luego de la recaptura de “Gordito lindo”

93

El ministro de Justicia, Édgar Gustavo Olmedo Silva, tuvo que admitir ayer en una conferencia de prensa que detectaron otra fuga en la penitenciaría nacional de Tacumbú al hacer el recuento de presos luego de la fuga y recaptura de uno de los jefes del clan Rotela, quien salió del penal vestido de mujer.

El evadido es Salvador Martínez Bazán (27), procesado por asalto, quien fue capturado por última vez el 6 de julio de 2020 en Capiatá, luego de que escapara el 15 de mayo de 2019 de la cárcel de Emboscada.

El reo en fuga grabó ayer un video dirigido a la periodista de Canal 9, Blanca López, en el que se declaró miembro del clan Rotela. Lo paradójico es que ni siquiera se conoce cuando Martínez escapó de la cárcel.

El ministro Silva y su viceministro de Política Criminal, Alberto Daniel Benítez Romero, explicaron ayer que el escape de Salvador fue detectado recién en el recuento que se hizo tras la evasión de César Ramón Ortiz Sosa (36), alias Gordito lindo.

Este salió del reclusorio el domingo a la siesta, vestido de mujer, pero fue atrapado a solo dos cuadras del penal por policías del departamento de Investigaciones de Asunción.

En la misma operación cayeron, por ejemplo, Víctor David Paredes Benítez (43), alias Rosita, y Fabio Rolón Figueredo (30), policía,, quienes hasta el año pasado eran compañeros de celda de Gordito lindo en Tacumbú y que ahora debían sacarlo de la zona en un vehículo.

El ministro y el viceministro admitieron que se plantean la posibilidad de volver a instalar los bloqueadores de teléfonos en las cárceles y reconocieron que pudo haber complicidad de guardiacárceles en el escape de Salvador Martínez Bazán y de César Ramón Ortiz Sosa.

De hecho, el que era director de Tacumbú, Manuel César Garay, fue apartado de sus funciones al igual que otros 20 agentes penitenciarios.

Igualmente, el Ministerio de Justicia ordenó una intervención en la cárcel por 15 días y el cierre temporal para nuevos ingresos.

Un fallecido

Por otro lado, ayer fue reportado el fallecimiento de otro miembro del clan Rotela que estaba recluido en Tacumbú, Rubén Darío Meza Rodríguez (35), quien había sido detenido por la Policía el 6 de agosto de 2019 en Itauguá, en conexión con una serie de asaltos.

Supuestamente, el preso murió de sobredosis, aunque anoche se informó que su cuerpo iba a ser sometido a una autopsia, ya que hay versiones de que fue eliminado con una inyección por otros presidiarios.

Fiscalía y Policía indagan a “Rosita” en el caso sicariato

Para la Policía, el miembro del clan Rotela, Víctor David Paredes Benítez (43), alias Rosita, quien fue capturado el domingo último en las inmediaciones de la penitenciaría nacional de Tacumbú, fue el otro supuesto sicario la cocinera del clan Insfrán, Fátima Liliana Rejala Cabrera (39), ocurrido el 1 de marzo pasado en Mariano Roque Alonso.

Paredes fue apresado por policías de Investigaciones de Asunción en el operativo de rescate del convicto de Tacumbú César Ramón Ortiz Sosa (36), alias Gordito lindo, quien es otro jefe del clan Rotela, facción que comanda Armando Javier Rotela Ayala (40).

Un informe del departamento de Homicidios identifica a Víctor Paredes, alias Rosita, como uno de los dos sicarios que mataron a Fátima Rejala en Mariano Roque Alonso.

De hecho, Rosita fue delatado por su supuesto cómplice, Wilson Adán Pereira Suárez (32), quien cayó preso el 7 de marzo pasado en su casa de J. Augusto Saldívar.

Tras su arresto, Wilson reconoció haber participado del crimen de Fátima Rejala pero aseguró que el que disparó contra la mujer fue Víctor Paredes, alias Rosita.

Rejala trabajaba para Miguel Insfrán, alias Tío Rico, uno de los principales buscados en el operativo A Ultranza Py.

Ayer, el fiscal Andrés Arriola se reunió con los investigadores para recibir toda la información sobre re este caso.

Arriola reemplaza en la causa a Marcelo Pecci, asesinado el pasado 10 de mayo en Colombia, quien era el fiscal que investigaba el sicariato de la mujer.

Arriola fue el que precisamente imputó a “Rosita”, por asociación criminal, liberación de preso y frustración de la persecución penal, en el caso de la fuga de César Ortiz.