Canción actual

Title

Artist

Current show

Current show


Análisis de la zafra que culminó y la expectativa futura

Escrito por el octubre 28, 2020

El Ing. Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), brindó un breve análisis acerca de la situación de la zafra actual y futura y lo que significaron la pandemia, la sequía y bajante de los ríos para el comercio de los productos locales.

El directivo de gremios de la producción expuso el escenario que les tocó este año. “La zafra culminó con 10.700.000 toneladas de producción; sin embargo, los precios no acompañaron tanto. Este año, los precios están con un repunte muy interesante y esperamos tener un volumen similar, por lo menos superar las 10 millones de toneladas; ya nuestro piso tiene que ser de ahí para arriba, ojalá se den los números”.

Ing. Agr. Héctor Cristaldo, titular de la UPG.
Ing. Agr. Héctor Cristaldo, titular de la UPG.

Apuntó seguidamente: “Comenzamos con complicaciones pero estamos todavía en tiempo y forma y va a depender de la frecuencia de lluvias que tengamos de aquí para adelante acompañando el desarrollo de los cultivos. El nivel de nuestras aguas y bajante histórica afectó a todos los comercios internacionales paraguayos, tanto el de importación como el de exportación, con este nivel de descenso del río que dificulta mucho la navegabilidad y el flujo de ingreso y salida de mercaderías”.

El ingeniero explicó que se dificultó mucho navegar por el río Paraná. “Se tuvieron que combinar entre Itaipú, Yacyretá y Cancillería en un trabajo muy delicado para liberar agua que pueda permitir la salida de carga por el río Paraná. Y el río Paraguay esta con dificultades para abastecimiento de insumos y combustibles; no están saliendo las barcazas con cargas llenas, y eso encarece el flete. Nos saca competitividad porque demora en la salida y pone en riesgo, muchas veces, cumplir los compromisos en tiempo asumido”.

La situación sanitaria

Este año bastante especial con una pandemia también trajo dificultades al sector. “La pandemia, en un principio un enemigo desconocido, una enfermedad que ni los médicos tenían certeza cómo manejar, generó preocupación. Ahora bien, como actividad el campo tiene sus ventajas: es al aire libre y no hay aglomeración. Por eso se desaceleró pero no llegó a parar como otras actividades”.

La pandemia produjo una sensación de incertidumbre. “Estamos entre los impactados por la preocupación personal de cada uno, las dificultades en el flujo para circular en los primeros 60 días. Después, la gente va aprendiendo y nos vamos acostumbrando al nuevo COVID, pero nunca faltó abastecimiento para las ciudades, los productos producidos en el campo no pararon y se garantizó la comida en la mesa para los que estaban haciendo cuarentena, a pesar de no poder trabajar en la ciudad”, subrayó.

El rubro ganadero

El sector ganadero también estuvo en un momento de grandes cambios. Al respecto, el ingeniero opinó que “el ganadero es igual que el sector agrícola, el comercio internacional se desaceleró, eso impactó en la caída de precios tanto en los productos agrícolas como pecuarios. La ganadería tuvo un factor inédito de precios muy bajos, eso hacía que se vendieran los animales a pérdida prácticamente. Esto se mantuvo por un periodo de seis a ocho meses y generó una gran preocupación, y un perjuicio bastante fuerte. A eso sumamos la sequía de ahora, la sequía que esta muy fuerte en el Chaco y región Oriental, pero en el Chaco Central sobre todo complicó mucho. Ahí están los grandes campos donde se terminan los novillos que tienen que van a exportación y también esta una de las principales cuencas lecheras del país que aún no se ha normalizado por el régimen de lluvias. La producción enfrenta muchas dificultades”, sentenció.

Y resumiendo, sobre el sector pecuario dijo que “esta pasando por un momento complicado, pero con perspectiva de que si se normalizan las lluvias podrá ir recuperándose y los precios también están acompañando. Porque el mercado internacional, destino de nuestros productos, también tenían cerrados los restaurantes, que son los consumidores de esa carne paraguaya, lo mismo Chile, que es un mercado importante. Se complicó todo, tuvimos una desaceleración en el comercio y una caída de precios que afectó nuestra competitividad”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *